Real Decreto-ley 5/2017
21 marzo, 2017
Jornada sobre Impuestos sobre sucesiones y donaciones en Albacete
23 marzo, 2017

La plusvalía municipal Tras la Sentencia del Tribunal Constitucional

Abogados especialistas en Plusvalía en Albacete

Desde Abogados de Albacete les vamos a exponer lo que ha supuesto y va a suponer la reciente Sentencia del Tribunal Constitucional de fecha 16 de febrero de 2017 en el impuesto de plusvalía, al declarar inconstitucionales varios artículos de la Norma Foral Vasca que regulaba dicho impuesto; una cuestión esencial es sí la doctrina de nuestro Tribunal Constitucional se aplicará a la normativa estatal sobre plusvalías.

Comenzaremos con una breve definición del impuesto de plusvalía municipal, que gestionan todos los Ayuntamientos, grava el incremento de valor experimentado por los terrenos urbanos como consecuencia de la transmisión de la propiedad por cualquier título (p.ej: compra venta), y por todos es sabido que es la principal fuente de ingresos de los Ayuntamientos, que ya tratamos en profundidad en nuestro anterior post (puede verlo íntegro pinchando en este enlace)

 ¿Cómo calculan los Ayuntamientos dicho impuesto?

Dicho impuesto es el resultado de aplicar al valor del terreno (valor catastral del suelo que venga reflejado en el último recibo del IBI)  un porcentaje fijado en cada caso por las entidades locales.

En dicho cálculo no se tiene en cuenta que el valor de los terreros urbanos ha caído en picado tras la crisis inmobiliaria, lo que conlleva que generalmente el precio actual de venta sea inferior al precio de adquisición de esa vivienda en el pasado, por lo que, no hay incremento de valor en la trasmisión, es decir no se ha obtenido ningún beneficio, pero aún así los contribuyentes vienen obligados a pagar el impuesto de plusvalía.

Por ello la Sentencia del Tribunal Constitucional, es tan novedosa e interesante, toda vez que considera que dicho impuesto vulnera el art. 31.1 CE, “puesto que al gravar incrementos de valor que no son reales ni ciertos no sólo podía ser contrario al citado principio de capacidad económica, sino que podía devenir confiscatorio en el caso concreto.”

El Tribunal Constitucional en su sentencia se dirige a determinar si los preceptos cuestionados de la Norma Foral Vasca, que son similares a los de nuestra normativa estatal, son compatibles con el principio constitucional de capacidad económica al no someterse a tributación una plusvalía real sino cuantificada de forma objetiva, y que además de ello no permite prueba en contrario que desvirtúe la plusvalía ficticia que se imputa por parte de los Ayuntamientos. En numerosas ocasiones la administración deniega la prueba pericial contradictoria que acredita la inexistencia de ganancia en la transmisión,  es decir, se prueba que ha habido una clara pérdida patrimonial, ya que se compró por un valor muy superior al valor por que el posteriormente se vendió,  y aún así, la administración desestima íntegramente las alegaciones basándose en la aplicación estricta de la normativa local y estatal, lo que conduce a gravar un inexistente incremento del valor de los terrenos.

Plusvalia Municipal tras la Sentencia del Tribunal Constitucional

Abogados en Albacete para reclamar la Plusvalía

Dice así la Sentencia de nuestro Tribunal Constitucional:

“De este modo, al no contemplar la normativa (foral y estatal) la posibilidad de que se haya podido producir una minusvalía se estaría gravando un ficticio incremento de valor del terreno que, por venir calculado de modo predeterminado por la regla de valoración legal sin posibilidad de articular prueba alguna en contrario (por ejemplo, mediante la valoración pericial contradictoria), no sólo constituye en sede de recurso contencioso-administrativo una clara limitación del derecho de defensa (art. 24.1 CE), sino que estaría gravando una renta meramente ficticia en contra del deber de contribuir de acuerdo con la capacidad económica (art. 31 CE).”

en ningún caso podrá el legislador establecer un tributo tomando en consideración actos o hechos que no sean exponentes de una riqueza real o potencial, o, lo que es lo mismo, en aquellos supuestos en los que la capacidad económica gravada por el tributo sea, no ya potencial, sino inexistente, virtual o ficticia; … es patente que el tributo tiene que gravar un presupuesto de hecho revelador de capacidad económica.

En relación a la capacidad económica como “principio” constitucional y, por tanto, como “fundamento” de la tributación, en que dicho principio impide, «en todo caso», que el legislador establezca tributos «sea cual fuere la posición que los mismos ocupen en el sistema tributario, de su naturaleza real o personal, e incluso de su fin fiscal o extrafiscal (…) cuya materia u objeto imponible no constituya una manifestación de riqueza real o potencial, esto es, no le autoriza a gravar riquezas meramente virtuales o ficticias y, en consecuencia, inexpresivas de capacidad económica». “

“Sólo debería gravar ese incremento real de valor”

De modo que, si dicho impuesto según su configuración legal grava el “incremento de valor” en el momento de la trasmisión de la propiedad del terrero urbano, solo debería gravar ese incremento real de valor, y no gravar aquellos supuestos en los que no se haya producido ese incremento, sino que más bien ha habido un decremento en el valor del terreno, toda vez que si no estaríamos tributando por una riqueza inexistente, en abierta contradicción con el principio de capacidad económica del citado art. 31.1 CE y el contribuyente estaría obligado a soportar una carga tributaria cuando no existe capacidad económica por inexistencia de incremento de valor.

Por ello, el Tribunal Constitucional declara inconstitucionales varios artículos de la normativa foral vasca, exclusivamente en la medida que no han previsto excluir del tributo las situaciones en las que no existe incremento de valor, impidiendo a los contribuyentes acreditar que no se produjo ese incremento de valor.

No es lógico que se pague por lo que indica el valor catastral y no por el valor real del terreno a fecha de su transmisión, en consecuencia sólo debería pagar quien se lucre  no quien se empobrece al vender un bien que compró en el “boom inmobiliario” por mucho más valor del que ahora recibe.

Para finalizar la sentencia indica que “corresponde al legislador llevar a cabo las modificaciones o adaptaciones del régimen legal del impuesto que permitan no someter a tributación las situaciones de inexistencia de incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana”.

Los Ayuntamientos tendrán que adaptarse a esta sentencia

De modo que, los Ayuntamientos a raíz de esta sentencia, ya no podrán ignorar aquellos supuestos en los que el contribuyente haya vendido y no exista ganancia, y deberán permitir que el contribuyente use todos los medios de prueba para su defensa tendentes a acreditar la inexistencia de ganancia, la administración ya no podrá aplicar la fórmula legal de forma automática sin tener en cuenta aquellos supuestos en los que existan pérdidas.

¿qué va a ocurrir con la normativa estatal sobre plusvalías?

De momento, es incierto el panorama actual, el gobierno deberá modificar la normativa y adaptarse a la resolución de nuestro Tribunal Constitucional,  lo aconsejable sería esperar ese cambio normativo antes de interponer reclamación administrativa.

Desde Abogados de Albacete, contamos con un grupo de profesionales que podrán hacer valer sus derechos ante la administración y ante los Tribunales, y reclamar lo ingresado indebidamente de la forma más adecuada, analizando el supuesto concreto, asesorándoles de los plazos de prescripción y de las pruebas necesarias que deben presentarse.

Primera sentencia que reconoce la Plusvalía Municipal Juzgado Contencioso de Burgos

Sentencia Tribunal Constitucional 

Esperamos que la información te haya sido útil. Si tienes cualquier duda sobre cómo reclamar la plusvalía municipal, puedes contactar con nosotros haciendo click AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *