Comunicación fehaciente. Abogados Albacete
Convocatoria Junta de Propietarios
7 junio, 2016
Por qué registrar una Marca. Abogados Albacete
Marca
14 junio, 2016

Grabar Conversación ¿Puedo grabar una conversación telefónica sin consentimiento del otro interviniente?

Grabar conversación telefonica. Abogados Albacete

Grabar conversación telefónica es el tema que desde Abogados de Albacete vamos a tratar de dar respuesta en estas líneas, dado que es una de las preguntas que más se escuchan en nuestros despachos:

 ¿qué ocurre si grabo una conversación telefónica sin que lo sepa  el otro interviniente? ¿ la puedo utilizar como prueba en juicio?.

Esta cuestión ya ha sido estudiada por la jurisprudencia y ésta ha sido clara al establecer, que efectivamente se puede utilizar en un procedimiento judicial las conversaciones grabadas sin que tenga conocimiento el otro interlocutor, siempre y cuando sea para defender un interés personal en juicio, otra cosa muy distinta es si esa grabación sale de la esfera judicial y se publica en redes sociales.

El Tribunal Constitucional fijó la doctrina que hoy día sigue aplicándose, en su Sentencia nº 114/1984, que habla sobre el derecho al secreto de las comunicaciones y dice lo siguiente:

“Quien entrega a otro la carta recibida o quien emplea durante su conversación telefónica un aparato amplificador de voz que permite captar  aquella conversación a otras personas presentes no está violando el secreto de las comunicaciones, sin perjuicio de que esas mismas conductas, en el caso de que lo así transmitido a otros entrase en la esfera “íntima” del interlocutor, pudiesen constituir atentados al derecho garantizado en el art. 18.1CE. Otro tanto cabe decir, en el presente caso, respecto de la grabación por uno de los interlocutores de la conversación telefónica… Quien graba una conversación de otros atenta, al derecho reconocido en el art. 18.3 CE; por el contrario quien graba una conversación con otro no incurre, por ese solo hecho, en conducta contraria el precepto constitucional citado.”

 

Grabar conversación telefónica. Abogados Albacete

Puedo grabar una conversación telefónica para utilizarla en un juicio

Es decir, mientras que sean parte en la conversación no se vulnera ni el derecho al secreto de las comunicaciones, ni el derecho a la intimidad, la doctrina que dictaminó el Tribunal Constitucional ha sido acogida por todos nuestros tribunales y por lo tanto la grabación se puede aportar como medio de prueba en un juicio, aunque el otro interlocutor no haya prestado el consentimiento, ni sepa que está siendo grabado, es un medio de prueba válido, lícito y en la mayoría de los casos muy eficaz.

¿Puedo publicar la grabación?

Otra cosa distinta es publicar estas grabaciones en redes sociales, en este supuesto sí que se estaría conculcando el derecho al secreto de las comunicaciones y el derecho a la intimidad, a no ser que sean hechos de relevancia e interés público, por ejemplo cuando nos movemos dentro del ámbito de la política.

Es conveniente aclarar que en los supuesto en que la grabación suponga una vulneración del derecho al secreto de las comunicaciones, por ejemplo cuando se utilice la misma sin ser parte de la conversación o se publique en redes sociales, puede conllevar la comisión del delito tipificado en el art. 197 CP, y podrá ser condenado con las penas de prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses.

¿Cuándo se debe introducir este tipo de prueba en un procedimiento judicial?

Si estamos ante un procedimiento penal, lo aconsejable es hacerlo en la fase de instrucción, para que la grabación sea cotejada por el Sr. Secretario, escuchada por el juez instructor,  y si se trata de un procedimiento laboral, para poder acreditar determinadas condiciones laborales no reconocidas documentalmente, se podría aportar en el mismo acto de la vista.

Para finalizar citar la Sentencia del Tribunal Supremo de 19 de abril de 2013 Sala de lo Penal nº de recurso 1269/2012, que considera la grabación como prueba válida, en base a los siguientes motivos:

“ Primero, porque, es obvio, no se produjo ninguna afectación del derecho al secreto del art. 18,3 CE , ya que no hubo interferencia de alguna de las comunicaciones técnicamente mediadas del recurrente, por parte de un tercero ajeno a las mismas; sino el simple registro de una conversación presencial por quien, admitido por todos los interlocutores a participar, tenía acceso legítimo a lo hablado. Algo de lo que, por eso -por estar ya en el secreto – el mismo podría hablar, difundiéndolo, con idéntica legitimidad jurídica en cualquier otro contexto. (Al respecto, en este sentido, puede verse la reciente STS 298/2013, de 13 de marzo y  las que en ella se citan).

Y tampoco cabe entender producida la supuesta vulneración del “derecho a no confesarse culpable” ( art. 24,2 CE ), porque este solo juega en las relaciones directas con autoridades como la judicial o la policial; donde la cautela representada por el derecho a guardar silencio busca preservar, frente a la acción de aquellas, la integridad moral de quien está siendo objeto de indagación procesal-penal. Esto como modo de garantizar los derechos que le confiere el estatuto del imputado, entre ellos, muy especialmente, el de convertirse o no, voluntariamente, en fuente de prueba, eventualmente de cargo, como implicación de su derecho más general a defenderse.

Así, lo registrado fueron manifestaciones del posteriormente acusado, en un ámbito extra-procesal, prestadas voluntariamente y sin constricción; que, finalmente, se han incorporado a la causa por uno de los participantes en ese acto de interlocución, que las había grabado reservadamente.”

Aunque la doctrina y jurisprudencia es clara y tajante a la hora de considerar las grabaciones como prueba válida y eficaz, el abogado contrario a nuestros intereses, siempre podrá impugnar dicha grabación por entender que es ilegal, por ello, desde Abogados Albacete, contamos con un grupo de profesionales que podrán hacer valer sus derechos ante los Tribunales y salvaguardar que este tipo de pruebas, si reúnen todos los requisitos para considerarla lícita, sea tenida en cuenta por el juzgador a la hora de dictar sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *